Dejarlo o cargarlo, una importante elección

Sorprendentemente, los bebés están hechos para desarrollarse en posición vertical. Ha sido comprobado que estar acostados sobre su espalda les afecta en varios aspectos: cabeza, columna, cadera, tono muscular y cuello, mayor riesgo de infecciones de oído, poco estímulo visual, ausencia de contacto con su madre, menos oportunidades de expresar hambre influyendo sobre la lactancia materna, sensación de vértigo al estar acostados solos (lo que puede terminar en miedo a las alturas o a los aviones de adulto), entre otros. Amarrarlos con un swaddle con sus piernas estiradas en vez de en posición ranita (que es su posición natural), aunque puede darles mayor sensación de contención trae consigo riesgo de displasia de cadera.

Lo mejor que hay para ellos es ser cargados en posición vertical por su mamá. ¿Porqué? Áquí presentamos las principales ventajas:

- La relación materno-filial provee regulación fisiológica al cuerpo del bebé. Cuando se le aleja de su mamá disminuye su ritmo cardiaco, su temperatura corporal, presentan disturbios en el sueño y cambios en el electoencefalograma, lo que comprueba que pierde la capacidad de regular los procesos de su propio cuerpo. Su sistema inmunológico se debilita al bajar la cantidad de leucocitos que produce, pero vuelve a fortalecerse cuando se reúne con mamá.

- Los movimientos de la madre a los que el bebé tiene que adaptarse facilitan su equilibrio y sentido de ubicación en el espacio, estimulando y afinando su sistema vestibular.

- El bebé está alerta y en calma cuando es cargado por mamá, por lo que tendrá mayor oportunidad de aprender del mundo que lo rodea. Un bebé cuyas necesidades de contacto físico, alimento, comodidad y confort no están siendo satisfechas enfocará sus esfuerzos y comunicación (señales de incomodidad, llanto) en obtener lo que le hace falta; el aprendizaje pasará al final de su lista de prioridades.

-Estímulación visual al poder ver la cara de su mamá (que jamás ha sido superada por ningún juguete que podamos poner en una cuna, portabebé o carreola) y tener la posibilidad de ver a su alrededor.

-Ambiente ideal para el desarrollo psicológico y afectivo del bebé, ya que facilita que él establezca una relación de apego con su mamá.

 

← previous post next post →

Nuestras marcas