¿Por qué impulsar la lactancia materna?

Por Mariana Villalobos

El Interés Superior del Niño es el principio más conocido y utilizado tanto en la legislación como en la aplicación de los derechos de los niños y niñas. Los Derechos Humanos de niñas, niños y adolescentes están previstos en la Constitución, en los tratados internacionales y en las demás leyes aplicables, esencialmente en la Convención sobre los Derechos del Niño y en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes.

 La Organización Mundial de la Salud establece que la lactancia materna es una forma sin parangón de proporcionar el alimento ideal para el crecimiento y el desarrollo sanos de los lactantes. El examen de los datos científicos ha revelado que, a nivel poblacional, la lactancia materna exclusiva durante 6 meses es la forma de alimentación óptima para los lactantes. Posteriormente deben empezar a recibir alimentos complementarios, pero sin abandonar la lactancia materna hasta los 2 años o más.

Por consecuencia podemos deducir que la lactancia materna es la manera más viable de garantizar el derecho a la protección de la salud de los niños y niñas mexicanos.

¿Por qué entonces gran parte de los Hospitales Públicos y Privados en nuestro país siguen realizando prácticas inadecuadas referentes a la lactancia materna? En este preciso momento, el derecho de miles de niños está siendo violentado, ya sea por ser alimentados sin necesidad, por un sucedáneo de la leche materna, por mera rutina hospitalaria e incluso en ocasiones sin el consentimiento de sus padres.

Cada que un bebé nace y no es puesto al seno materno (siempre y cuando las condiciones de salud lo permitan, lo cual sucede en la mayoría de los casos), está siendo expuesto a los riesgos de la lactancia artificial, los cuales están evidenciados científicamente y no son dados a conocer como se debería a la población.

Las mujeres no tendríamos por qué presentar un plan de parto para que nos respeten el apego inmediato, el alojamiento conjunto y la no alimentación con sucedáneos de la leche materna, pues además de que son condiciones que están explícitamente descritas en las Normas Oficiales Mexicanas, las mencionadas prácticas facilitan el establecimiento de la lactancia materna y por ende, son una manera de proteger la salud de las niñas y niños.

Un profesional de la salud que indica el destete innecesario y que regala muestras de fórmulas infantiles, un Centro de Desarrollo Infantil que no admite la leche materna, un Centro Educativo que prohíbe a una mujer amamantar a su hijo frente a otros niños por considerarlo un mal ejemplo, un espacio público o privado donde prohíben la lactancia en público e incluso un empleador que no respeta el derecho de toda mujer lactante para extraer la leche materna en el Centro de Trabajo, se encuentran evidentemente en el supuesto de violación al derecho a la salud de los niños y niñas afectados.

Necesitamos hacer consciencia de que el tema de lactancia materna en nuestro país hoy en día es considerado un problema de salud pública y que todos somos parte de la solución, pues a todos nos cuesta las prácticas inadecuadas en relación al tema, las cuales, según el Instituto Nacional de Salud Pública pueden ascender anualmente a los $2,400 millones de dólares, sin contar el impacto ambiental y las afecciones a la salud a corto y largo plazo.

Son diversos los factores que han influido para que un acto tan natural, sea motivo de Estrategias Nacional y movimientos sociales, destacando entre ellos: la falta de educación prenatal de calidad, la escasez de tiempo destinada al estudio del tema en las instituciones formadoras de profesionales de la salud, el constante incumplimiento al Código Internacional para la Comercialización de Sucedáneos de la Leche Materna y la falta de inclusión de los 10 pasos para la lactancia materna eficaz de UNICEF en los hospitales.

Es momento de crear estrategias integrales, que nos permitan dar un giro en el tema de la alimentación de los niños y niñas de 0 a 2 años, pero para ello necesitamos identificar las prácticas inadecuadas de las cuales quizá formamos parte sin darnos cuenta.

Fortalecer la cultura de la lactancia nos beneficia a todos, imaginen un Hospital que no necesite gastar en sucedáneos de leche materna al por mayor, un empleador que disminuye la rotación de su personal y el ausentismo gracias a las mujeres que son apoyadas para combinar la lactancia y el trabajo.

Afortunadamente cada día son más las instituciones y las personas que se informan, que deciden sumarse en beneficio de la salud de los niños y niñas. No permitamos que la mercadotecnia y las campañas realizadas con esa intención, nos hagan pensar que el tema de la lactancia materna y la lactancia artificial tienen que ver con el ser buena o mala madre ¡eso nunca!, un calificativo de esas magnitudes va mucho más allá del tipo de alimentación, la raíz del tema, la importancia de la lactancia materna se relaciona con la protección a un derecho humano de los niños y las niñas: el derecho a la salud.

Así que hoy extiendo un llamado a la acción, hoy te invito a sumar voluntades en favor de nuestros niños y niñas, a buscar el cómo sí, son muchas las maneras de hacerlo. Legislemos, actuemos, respetemos, informemos, capacitemos en favor de la lactancia materna. Los resultados de tus acciones serán la base para edificar y restablecer nuestra debilitada cultura de la lactancia.

Las futuras generaciones te lo agradecerán. Tú puedes ser un agente de cambio ¿contamos contigo?

Mariana Villalobos

@mariana_viom

Mariana es Lic. en Derecho por la UANL, cursó Diplomado de Oratoria por la Universidad Autónoma de Nuevo León, Diplomado de Mediación: Resolución de Conflictos sin Litigio, así como diversos Cursos y Diplomados de Liderazgo, Educadora de Lactancia Materna y Lactivista. Representante de Fundación Lobos, Asociación Civil cuyo objetivo es el fortalecimiento de la cultura de la lactancia, dicha Asociación forma parte de los organismos de apoyo de UNICEF, así como del Comité Interinstitucional de Lactancia Materna del Estado de Nuevo León y del Sistema Estatal de Prevención, Atención, Sanción y Erradicación de la Violencia contra las Mujeres del Estado de Nuevo León. Madre de Ariana y Mariel, a quienes amamanta en tándem.

 

← previous post next post →

Nuestras marcas